Cada vez hay más empresas que se dedican a comercializar productos de segunda mano, pero no todas saben que existe un régimen de IVA específico para estas operaciones. Asimismo, siempre hay que valorar si nuestros proveedores son empresas o personas físicas que no actúan como comerciantes o profesionales. En el siguiente cuadro se presentan, de manera esquematizada, las diferentes posibilidades